viernes, 30 de abril de 2010

Un Cuentista : Manuel Cortes

Manuel Cortés es un contador de historias,  ha hecho de su pasión, un arma cargada de futuro como decía el poeta.Es un lujo poder contar con el tan cerca.
A raíz de premio que consiguió en el XX Symposium Nacional de Pediatría Social
"Uso del relato en la transmisión de valores para el adolescente", Manuel fue entrevistado para El Periódico de Aragón por Joaquín Carbonell. Merece la pena leerla:

Pregunta (P): ¿Por qué el uso del relato con fines educativos?
Respuesta (R): Porque tiene propiedades que le hacen especialmente atractivo entre los estudiantes: son cortos, entretienen, invitan a pensar e incluso permiten resolver conflictos o desarrollar habilidades.
(P): ¿Y sirve para transmitir valores?
(R): Ninguna sociedad puede renunciar a ellos, debiéndose trabajar en distintos ámbitos incluido el escolar. Así hemos utilizado textos de Coelho, Benedetti o Bucay (además de alguno nuestro) para que alumnos adolescentes reflexionen sobre la paz, la aceptación de uno mismo o la amistad. Una crisis de valores sería la peor de todas las crisis.
(P): ¿Quiénes y dónde han desarrollado este trabajo?
(R): Junto a mí han participado Pilar Moros (psicóloga y escritora) y Mª Tránsito Domínguez (profesora de música). La idea surgió el curso pasado tras constatar en diversos institutos de León, Huesca y Zaragoza la buena aceptación que tenían los relatos cuando eran empleados con tal fin. A partir de ahí se ha ido desarrollando, siendo probable que en breve la extendamos a la Universidad.
(P): ¿Cómo lo encajan los estudiantes?
(R): Francamente bien, considerándolo original e interesante. Resulta habitual que se identifiquen con algún personaje del relato. Así uno de los mejor valorados es el titulado 192 estrellas, en el que se aborda de manera figurada los atentados del 11-M. El hecho de tratarse de un suceso reciente que de algún modo vivieron, condiciona positivamente dicha valoración.
(P): ¿Y los profesores?
(R): De igual manera, habiendo contado en todos los casos con el apoyo del Consejo Escolar. Y es que saben que el relato incentiva la lectura, facilita la cohesión grupal, predispone al debate y ayuda a mejorar el vocabulario fomentando la creatividad.
(P): ¿Sería posible una sociedad sin valores?
(R): De existir estaríamos ante una sociedad enferma, sin bases que la sustenten. Aunque tampoco puedo imaginarme una sociedad sin historias que contar.
(P): ¿De dónde procede esta merma de valores?
(R): Sus causas parecen complejas y según indican los propios sociólogos van desde la depresión económica hasta la falta de comunicación entre padres e hijos. Tampoco ayuda la visión materialista que rige nuestra sociedad.
(P): ¿Cuáles cree que son los valores menos o peor considerados entre los jóvenes?
(R): Por definición el joven es una persona llena de valores. Así mayoritariamente se consideran solidarios, pacifistas, amigos de sus amigos... Sin embargo es importante trabajar con ellos invitándoles a reflexionar, en especial sobre aquéllos que menos consideran, como la aceptación de uno mismo, la salud o el respeto a lo diferente.

Fuente: El Periódico de Aragón a través del Blog de Manuel Cortes
Lee más

martes, 27 de abril de 2010

Jorge Magano, ¿quién es Jorge Magano?


Mucho tiempo ha pasado desde que un tal Azcárate entro en el foro apoderándose de la personalidad de su creador. Desde entonces le hemos visto luchar para abrirse camino como escritor, me consta, porque es uno de mis niños, que a veces pese a la sonrisa con la que se nos presentaba, ha pasado épocas de desánimo, alguna mala pasada laboral, pero ahí lo tenemos ahora hecho todo un escritor de lujo, y mucho más. Orgullosa de él como me siento, lo veo rodeado de gente de buen ver firmando ejemplares de su ultima novela en Gijón. Y ahí estaba nuestro enviado especial, kwadoa, tomando testimonio y haciendo fotos. Para que quede constancia su crónica:


"Pues yo no puedo ir, así que vas tú, que por lo menos te firmen el libro..."
Y con esas, sin comerlo ni beberlo, me encuentro frente a los stands que las librerías que hay en el barrio han montado en una pequeña calle peatonal, esperando a que comparezcan los invitados. La tercera (¿ya?) feria del libro, que coincide, precisamente, con el día del libro. Para variar (ésto es Gijón, Asturias, no lo olvidemos), el tiempo está entre cagarrutas intermitentes y meaditas dispersas. Vamos que casi fijo que cae alguna gota y acaba chafando el evento. Se aproximan las 17:30, y pienso: "Esperemos que hayan podido llegar sin problemas, y no tengan retrasos, que aunque ésto es pequeño, hay bastante gente..." Dicho y hecho.
Aparecen por la esquina los tres, haciendo gala de una exquisita puntualidad, y se acercan a la pequeña mesa en la que hay algún que otro ejemplar del libro que van a dedicar.
Poco a poco, todo el mundo se arremolina a su alrededor, respetuosamente, en algunos casos incluso con una timidez nacida de la impresión de tener enfrente a alguien que sale en televisión (es que Jorge va muy bien acompañado, caramba).

Ni que decir tiene que hay bastante afluencia de público joven. Es algo que me agrada. Jóvenes que se acercan a recoger una firma, al menos da que pensar en que no sólo existen la televisión y la consola. ¡¡¡Bien por ellos!!!



Despues de un rato de firmas, entre las que también se cuelan más fotos que las mías (e incluso algún vídeo fruto de los móviles), besos de gente que no sólo se conforma con la firma, felicitaciones varias y enhorabuenas, veo que queda algún hueco libre, y me acerco a la mesa. Jorge levanta la vista y me mira fijamente. Es cuando saco un ejemplar del hueco de la mochila, al tiempo que le digo:

- Hola, Jorge. Yo soy <>. Por cierto; feliz día, que es tu santo...
- Ajá!... - recoge el libro que le tiendo - ¿Y quieres que te lo firme así con "el otro forero"? También es el suyo - me contesta, señalando a William. - Su personaje en la serie y en el libro se llama Jorge, así que, también es su santo... ¿Cómo te llamas?

Y me firma el libro, pasándoselo a continuación a María, quien me mira y pregunta:

- ¿De dónde eres?
- De aquí, de Gijón...

Y mientras tanto, yo sigo haciendo fotos:



 La dedicatoria de María, se plasma debajo de la de Jorge en asturiano. Le toca el turno a William, quien a pie de página, completa una dedicatoria como pocas se pueden llegar a tener. ¡¡¡TRES EN UNO!!!.

Es el momento en que alguien (ignoro si algún profesional de los medios gráficos o un fan incondicional de la serie) les pide que se pongan de pie para una foto con el motivo de la firma.

E incluso se acercan a petición de otra persona a un hombre que no se podía acercar a ellos por desplazarse en silla de ruedas:
Mientras continúan realizando firmas, intercambio algunas palabras con Jorge, para saber si le dará tiempo a la responsable de que yo me lo estuviese pasando pipa haciendo fotos, para encontrarse con ellos, aunque fuese durante unos minutos. Además me comenta algún detalle sobre la creación de la obra, que no sólo resulta interesante, si no también divertido. Son esas anécdotas que no se ven en el resultado final, pero que son las experiencias de quienes lo crean. Como sugerencia, les digo desde aquí que vayan recabándolas para acabar haciendo un anecdotario del escritor.

Un poquito más tarde, me acerco a hablar un poco con William. Quienes no lo conocen (como es mi caso), encuentran chocante el hecho de que una persona con un nombre anglosajón hable un español perfecto, y entre frase y frase, conozco que ha estado de visita en varias ocasiones en Gijón con motivo del certamen de la Semana Negra. De hecho, es invitado para hacer la presentación de Novela Histórica, ante lo cual me quedo sorprendido. Poco a poco, me hace saber que es músico, que escribe guiones, que actúa (eso era obvio, claro está), y que es historiador... ahí es donde me deja tumbado de la impresión. ¡¡¡SI LE SACO 6 AÑOS DE EDAD, Y NO LE LLEGO A LA ALTURA DE LOS ZAPATOS!!! Maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadre mía, qué desaprovechado tengo el tiempo . Eso es lo curioso de la gente. Hay ocasiones en que sólo ves la punta del iceberg, ignorando lo que queda escondido, que puede ser muchísimo más interesante que la parte visible.
 Poco a poco, iba pasando el tiempo, y reduciéndose la afluencia de público. Jorge me comentó que se quedarían un ratito despues de la firma de libros tomando algo con tranquilidad, y que si le daba mi móvil se comprometía a llamar para que la forera currante pudiese al menos saludarles.
Despues de ésto, acudí al lugar de trabajo de mi señora, para que en cuanto finalizase su jornada, poder acudir al encuentro de éstos ilustres personajes. Mientras esperaba por ella, sonó mi móvil y pude concretar con Jorge dónde encontrarnos:

- ¿Matías? Soy Jorge... nos hemos ido a una cafetería que estaba bastante cerca... se llama "xxxxx" - (no voy a hacer publicidad, ¿no?) - ¿Sabes dónde está?
- Jajajajajaja... Justo el edificio que hay delante es donde vivimos...
- Bueno, pues no creo que haga falta explicarte más, entonces...
- Venga, de acuerdo. En cuanto podamos, allí nos plantamos. Hasta ahora...

Afortunadamente, tardamos un cuarto de hora en encontrarnos con ellos, lejos ya del evento, al calor de la privacidad que ofrece un local y en el que te encuentras con personas agradables y totalmente cercanas. Me sorprende gratamente el hecho de conocer a alguien que tiene algo que contar y sabe hacerlo, y descubro que entre unas cosas y otras, me quedan pendientes (entre tantos otros millones de asuntos pendientes) leer los libros de Jorge (La Isis dorada, Fabuland y éste último que es la precuela de la serie) y ver la serie que protagonizan María y William.

El resto de la tarde no tiene mucho más misterio, tan sólo que se pasó una agradable tertulia, hasta el momento en que llegó la hora de la despedida. Como anécdota, decir que William se vió obligado por el "MOMENTO MÓVIL" a salir del local para poder hablar con comodidad (el volumen de la música estaba un pelín alto), y mientras estaba en el exterior alguna persona le reconoció y le pidió hacerse una foto con él, cosa que no pareció importunarle, ni mucho menos.

Tan sólo esperar a que podamos vernos más adelante. Si no hay novedad, a Jorge en la Feria del Libro de Madrid, que tiene lugar a finales del mes que viene, y a William me gustaría volver a encontrarle en la Semana Negra de Gijón, ya que tiene bastantes posibilidades de asistir, y ha resultado ser un tío muy interesante para dialogar. A María, como no me haga un feisbuq de esos, no sé si volveré a saludarla, pero igualmente, deseo que le vaya muy bien en todos sus proyectos (exámenes incluídos...)

Saludos y a quienes hayan llegado hasta aquí, gracias por aguantar el tostón.

P.D.: Como bien me comentó Jorge durante la firma de libros, menos mal que finalmente ¡¡¡no llovió!!
kwadoa




Lee más

AnnaWalsh estuvo en San Jordi


San Jordi, San Jorge, un libro y una flor. Cada vez mas hay quedadas del foro para acudir en compañía a la comprar libros ese día institucionalizado como El día del libro.
Hace mucho en 1616 un 23 de abril  dos genios fallecieron : Cervantes y Shakespeare. En realidad no es que sea muy exacto, Cervantes murió el 22 y Shakespere fue un 23 de abril pero del calendario juliano, pero queda bonita la convención, y al fin y al cabo, mejor apartamos la exactitud si nos estropea una bonita tradición. Este año una sevillana se traslado a celebrarlo en compañía desde su Andalucia de origen a una Barcelona que ha convertido sus Ramblas en el símbolo que representa esta tradición ( mal que le pese a alguna moderadora quisquillosa que reclama con cierta envidia enfermiza la igualdad de trato, es decir la misma que suscribe estas palabras. Como creo que es mejor la descripción  directa de los testigos de la noticia os  transmito para que quede doble constancia la crónica del día que realizo nuestro reportero desplazado a tal fin: Pfanner.

Llegamos AnnaWalsh y yo a Barcelona a las 11 de la mañana con un plan bien definido: pegarnos todo el día en la ciudad. Teníamos la idea de conseguir la firma de unos cuantos autores y llevábamos la mochila con varios libros. A esa hora la Rambla de Catalunya ya estaba llena de gente, pero como los laterales estaban cerrados al tráfico pudimos caminar sin demasiadas trabas. Por el centro de la rambla se circulaba muy despacio, y francamente, mirar libros en las paradas es absurdo porque sólo ponen, en general, novedades, libros superventas y obras de los autores que van a firmar. Fuimos directos a la parada de La Central, cerca de la calle Mallorca, y encontramos una cola de la muerte que era para la firma de Eduard Punset. Por suerte la de Eduardo Mendoza no estaba muy llena y pudimos conseguir una bonita dedicatoria. Le dimos a firmar La verdad sobre el caso Savolta. Me chocó ver a Pere Gimferrer detrás de Mendoza. Deben ser amigos. Dios..., iba con sombrero, abrigo largo, bufanda, guantes de piel... No cambiará nunca, es un perro verde, pero cómo me gusta.

Cuando ya nos íbamos me acordé que en esa misma parada y a esa hora estaba Román Gubern, profesor, historiador, escritor, bla bla bla de cine, cómic, comunicación, estética, bla bla bla, y sobre todo un tipo un poco estirado. Le he seguido en varias conferencias, cursos, etc... Ahí estaba, y detrás de él el editor de Anagrama Jorge Herrande, que acaba de publicar el último ensayo de Gubern Metamorfosis de la lectura, que es precisamente el libro que presentaba para firmar. Pero yo llevaba su Historia del cine, cosecha del 98, de mis años de batalla. No puede estar más trillado. Me escribió un nosequé de "amistad cinéfila".

Al cabo del rato bajamos a la parada de la Bertrand, también en la Rambla, y nos metimos en la librería, que es la única forma de poder mirar libros con calma. Compramos La novela gráfica de Santiago García. Al salir hicimos un poco de cola para la firma de Pilar Rahola, porque AnnaWalsh traía su viejo libro feminista titulado Mujer liberada, hombre cabreado, también de sus años de batalla. El libro realmente estaba muy batallado porque a Pilar Rahola casi se le dehoja en las manos. Le escribió algo así como: "Para Lina, que sabe amar la libertad".

Al rato bajamos muuuy despacio, disfrutando del ambiente. Realmente Barcelona se pone preciosa en Sant Jordi. Rosas por todos lados, libros, gente feliz. En la parada de Laie, abajo de Passeig de Gràcia, nos encontramos de nuevo con Eduardo Mendoza, y como llevábamos su último libro, Tres vidas de santos, aprovechamos y le volvimos a asaltar. Escribió algo así como "Para Lina, Tres vidas de santos y uno de propina: Sant Jordi 2010."

Y un poco más abajo, en la parada de Catalonia, nos encontramos con Muriel Barbery, la de La elegancia del erizo, delante de un copazo de té. Sacamos el libro y AnnaWash hizo que nos dedicara el libro en una página determinada en la que se ceba con un personaje que comete un grandísimo error gramatical en una nota a Renée. Hubo un intercambio de frases imposibles en francés entre Muriel Barbery y AnnaWalsh.

Pasaron más cosas. Como el encuentro con un par de foreras (Caris y Sora91) para comer y pasar la tarde. Fueron unas horas con ellas geniales, paseando, visitando más librerías a la caza de algún título. Nos sentamos a descansar en el café Zurich y mientras me ausenté para buscar un libro en la FNAC, Sora91 invitó a Caris y a Annita a unas cocacolas. Si llego a saber que se iba a invitar, me quedo...

Al final cayeron también Confesiones del estafador Félix Krull de Thomas Mann, Orgullo y prejuicio de Jane Austen y From Hell de Alan Moore y Eddie Campbell. Como se puede apreciar, todo novedades.

P.D.: Con dos copazos de cerveza de más, AnnaWalsh se encontró en su camino con José Motilla, el President de la Generalitat de Catalunya. Y ahí la veo yo corriendo como una loca gritando PAISANOOOOO!!!!! con los brazos p'arriba.  Este es el documento gráfico del encuentro y del alientazo cervecero que le estaba echando en la cara al Molt Honorable, entre frases del calibre "que soy inmigrante" y que "ahí está mi novio catalán"
Pfanner
Lee más