jueves, 1 de octubre de 2015

Entrevistas Express: Toni Hill


Toni Hill (Barcelona, 1966) es licenciado en psicología. Lleva más de diez años dedicado a la traducción literaria y a la colaboración editorial en distintos ámbitos. Entre los autores traducidos por él se encuentran David Sedaris, Jonathan Safran Foer, Glenway Wescott, Rosie Alison, Peter May, Rabbih Alameddine y A. L. Kennedy. En julio de 2011 se publicó su primera novela, "El verano de los juguetes muertos", vendida a una veintena de países y con un gran éxito de crítica y ventas. En junio de 2012 apareció la segunda novela de esta serie policíaca ambientada en Barcelona: "Los buenos suicidas"


Inauguramos con Toni Hill  una  nueva sección en el blog: unas entrevistas rápidas a escritores, pero centradas en sus preferencias y opiniones sobre la lectura. Porque creemos que no hay un buen escritor que no sea a la vez un buen lector, nos parece interesante el saber qué les gusta, y que compartan con nosotros sus preferencias e ideas sobre el tema. Toni, que en este momento es uno de los mejores escritores de Novela Negra por estos pagos, une a su calidad literaria la cualidad de salirse de los tópicos y las fórmulas manidas del género en el escenario de una Barcelona real. 

¿Existen fronteras entre literatura de género y "Literatura"? 
La verdad es que no estoy nada seguro de esta respuesta. En principio podría decirse que no, que la frontera se encuentra entre calidad y mediocridad, lo cual es absolutamente cierto y a la vez no aporta nada nuevo al debate. Como lector, yo aprecio mucho a la gente que me cuenta algo y lo hace bien. Me da un poco igual si ese algo es una investigación, una aventura en un mundo paralelo o una historia sobre el poder de la memoria. Escogeré uno u otro en función de mi humor, pero espero que el libro me envuelva, me atrape en un mundo de ficción. Lo que sucede muchas veces es que los autores de género han leído principalmente obras de ese mismo talante, con lo cual el resultado cae a menudo en el cliché. Por otro lado, los autores de Literatura con mayúsculas hacen lo mismo, con mayor ambición formal (que no argumental) sin darse cuenta de que el "qué" vas a contar también importa. El señor Foster Wallace, por ejemplo, era un genio que poseía una visión muy particular del mundo que enlazaba con un estilo propio. Imitar sólo esto último desde la vacuidad de ideas es muy penoso. En resumen, supongo que vuelvo al principio: hay buenos libros y buenos autores/as en ambos mundos, pero estaría bien que los literarios se preocuparan por estructurar una trama coherente y atractiva (el lector no suele tener ganas de sufrir para avanzar en un libro), y que los de género prestaran un poco más de atención al estilo, que a veces es puramente funcional y consigue que el libro se te caiga de las manos.

¿Qué considera más importante, la experiencia vivida o la imaginación? 
Ambas, aunque en distinta medida. La imaginación es primordial para construir una trama, pero hay que conseguir asociar esas experiencias imaginadas a la experiencia vivida para dotar de verdadera emoción al texto y a los personajes.

¿A cuál de tus libros le tienes mas cariño y por qué? 
Les tengo cariño a todos, por distintos motivos. Al primero, por todo lo que supuso y porque sin él no habría existido la continuación de Salgado. Al segundo, porque es el que todo el mundo olvida, y al tercero porque me costó mucho y estoy relativamente satisfecho del resultado. Creo que cerrar una trilogía bien era un reto mucho más complicado que escribir una novela y que lo hice de manera digna, tal y como se merecían la trama y los personajes.

¿Sufre más escribiendo o leyendo? 
Escribiendo, sin duda. Si sufres leyendo un libro, déjalo y ve a por otro

¿El primer libro que recuerdas de tu infancia? 
 Recuerdo sobre todo esas novelas clásicas en formato tebeo, las Grandes Aventuras Juveniles o algo así. Ahí leí "Las aventuras de Tom Sawyer" por primera vez, por ejemplo. Eran fantásticos para los primeros años, porque te ponían en contacto con un mundo literario rico pero adaptado a tu edad. Y luego estaba Enid Blython y sus niños ingleses, claro. 

¿Qué libros contemporáneo y clásico recomiendas sin reservas? 
Muchos, es imposible recomendar sólo un clásico. Siempre he tenido debilidad por "Anna Karenina" y por los autores rusos en general. Contemporáneo es más difícil. Me gustó mucho "Las correcciones" cuando la leí, pero no la recomendaría "sin reservas".

¿El libro que tienes ahora mismo en tu mesilla?
Varios. El que tengo más a mano es "El final de la historia", de Lydia Davies.

2 comentarios:

Lluís Bosch dijo...

Buena entrevista. Y buenas respuestas. Me alegro de que Toni Hill cite "Ana Karenina" y los rusos clásicos: hay que reivindicarlos ante tanta "novedad".

Julia Duce Gimeno dijo...

Por supuesto, Lluis, siempre hay que tener a los clácisos cerca. Es lo único que nos educa el gusto.