martes, 20 de octubre de 2015

Entrevistas Express: Pilar Adón



Pilar Adón nació en Madrid, en 1971. Es autora de los libros de relatos El mes más cruel y Viajes inocentes, de las novelas Las hijas de Sara y El hombre de espaldas, y de los poemarios Mente animal y La hija del cazador. En la actualidad es traductora de inglés y trabaja en el sector editorial. En breve se publicará Las efímeras, su nueva novela.  

Que no os engañe su aspecto frágil y su  tono suave al  hablar:  la fuerza y la pasión de su personalidad  se transmite en  su  obra,  de una enorme calidad .  La breve introducción biográfica que hemos hecho es apenas una sombra de la realidad de esta escritora, de su talento, de su actividad en el mundo de la literatura  y de su obra. Siempre generosa con ¡¡Ábrete Libro!!,  ha sido un placer recibir sus respuestas,  y por eso,  rememorando el título de Cortazar, ¡¡queremos tanto a Pilar!!


¿Existen fronteras entre literatura de género y "Literatura"?
Yo no las veo. Podemos distinguir entre libros interesantes y no interesantes. Bien escritos y mal escritos. Trabajados y no trabajados. Con un punto de vista diferente y personal, y sin él. Pero no creo que nadie se atreva a decir que Frankenstein, Solaris, Drácula o cualquier novela de Oakley Hall, por poner muy pocos ejemplos, no son literatura. 

¿Qué considera más importante, la experiencia vivida o la imaginación? 
Hace mucho tiempo, en unos encuentros de jóvenes autores a los que asistí (yo tendría unos veinte años), el tema central a tratar era el de “Literatura: vivir o escribir”. Yo por entonces no le vi gran misterio al debate: en mi opinión, eran posibles ambas cosas sin mayor problema. Ahora, más de veinte años después, he comprendido que lo normal es que durante una época temprana se escriba básicamente acerca de la experiencia leída, y que el material principal sobre el que se escribe se extraiga de la imaginación y de las propias lecturas. Las experiencias vitales suelen ser pocas. En cambio, a partir de cierta edad, empieza a conocerse la realidad, y se conoce en la carne propia, no en la literaria. Es entonces cuando empieza la experiencia vivida a la que te refieres. Es entonces cuando se “vive”. En cualquier caso, por mi tipo de escritura, me quedo con la experiencia leída, aunque la vivida ya esté ahí. Soy poco de Hemingway

¿A cuál de tus libros le tienes mas cariño y por qué? 
Le tengo mucho cariño al libro de relatos “El mes más cruel”. Me ha dado muchas satisfacciones, muchos lectores, disfruté muchísimo escribiendo los cuentos y me marcó claramente los temas que me entusiasman: el aislamiento, el miedo, la distancia y la presencia de la naturaleza como un personaje más. 

¿Sufre más escribiendo o leyendo? 
No sufro de ninguna de las dos maneras. Si sufriera, no lo haría. Ya hay bastantes motivos de sufrimiento fuera de la literatura. Leer siempre es un placer, un estímulo, es lo que más me gusta hacer además de caminar. Me aterroriza pensar en un mundo sin libros o sin que yo pudiera leerlos; eso sí me haría sufrir. Y escribir es en mi caso la consecuencia lógica de tanta pasión por la lectura y los libros. 

¿El primer libro que recuerdas de tu infancia? 
Hubo un antes y un después de la lectura de “Primer amor”, de Turgueniev. Lo leí siendo muy pequeña, en una edición de Bruguera que regalaban con los tebeos, en unas vacaciones de verano. Que yo recuerde, fue la primera obra que me impresionó, que me hizo llorar y que me hizo llegar a la conclusión de que también yo quería escribir. De hecho, uno de los relatos de “El mes más cruel” es una especie de homenaje a “Primer amor”. 

¿Qué libros contemporáneo y clásico recomiendas sin reservas? 
 Recomiendo sin reservas “Orlando” de Virginia Woolf y los cuentos de Chéjov

¿El libro que tienes ahora mismo en tu mesilla? 
 Ahora mismo estoy terminando “Olive Kitteridge”.
Lee más

viernes, 2 de octubre de 2015

Presentación: El Castillo de Luis Zueco,


El Castillo – Luis Zueco
Ediciones B
Páginas: 768  
Formato: 15 x 23 cm 
ISBN: 978-84-666-5774-7

Una novela sobre la construcción del grandioso e imponente castillo de Loarre. 
El sueño de unos hombres y mujeres que desafiaron su destino hace mil años.
Entre la Tierra Llana y el Pirineo aragonés se encuentra el monumento militar románico más importante de Europa: el castillo-abadía de Loarre, una fortaleza impresionante, construida cuando esa zona era una peligrosa tierra de frontera. ¿Cómo se edificó? ¿Quién logró tal hazaña?
Todo comenzó cuando un aguerrido monarca, el rey Sancho III el Mayor, decidió levantar una fortificación en una recóndita sierra, poco poblada y desde la que se podía avistar al enemigo musulmán a diez kilómetros de distancia. Y con la promesa de un futuro mejor, atrajo a un grupo de hombres y mujeres para quienes la supervivencia era una heroicidad cotidiana.
Entre ellos, un maestro de obras lombardo; Juan el carpintero y su hijo Fortún; Ava la arquera; Javierre, un muchacho cuya ambición creció a la par que el castillo; y un sacerdote fiel al viejo rito hispánico, acompañado de la inteligente y misteriosa Eneca.
Y con sus escasos medios y conocimientos, lograron superar las limitaciones que les imponían la ignorancia y el poder hasta culminar la fortaleza religiosa y militar desde la que se gestó uno de los más importantes reinos medievales, clave de la Reconquista. 
Esta es su epopeya

Se ha presentado El Castillo de Luis Zueco. En Zaragoza hizo los honores Juan Bolea, que como maestro de ceremonias destacó la vocación de convertirse un éxito editorial, porque lo tiene todo. Es la epopeya de un reino ligado a la construcción de un castillo, que se convertirá en símbolo de toda una época y que pervivía mil años. Sus cimientos se asientan en el espíritu de las gentes de la frontera que lo construyeron. Es la aventura de el castillo-abadía de Loarre, el castillo románico mejor conservado de Europa o, como se dijo en la presentación, del mundo.

Tras una formidable investigación de base, y con un enorme bagaje de conocimientos en el tema que convierten a Luis en un experto en castillos y fortalezas, como lo atestigua su libro Castillos de Aragón: 133 rutas, era él la persona más indicada para escribir esta gran novela.

Ante un público que abarrotaba el espacio de la Casa del Libro de Zaragoza, nos fueron desgranando las claves de la novela, los elementos que el escritor quiso incluir y cómo construyó una aventura que sirviera de marco para incorporar la parte histórica, la legendaria y la técnica,  en un equilibrio que ha dado por resultado una excelente novela que está destinada, como dijo Juan Bolea, a ser un referente dentro del género.
Lee más

jueves, 1 de octubre de 2015

Entrevistas Express: Toni Hill


Toni Hill (Barcelona, 1966) es licenciado en psicología. Lleva más de diez años dedicado a la traducción literaria y a la colaboración editorial en distintos ámbitos. Entre los autores traducidos por él se encuentran David Sedaris, Jonathan Safran Foer, Glenway Wescott, Rosie Alison, Peter May, Rabbih Alameddine y A. L. Kennedy. En julio de 2011 se publicó su primera novela, "El verano de los juguetes muertos", vendida a una veintena de países y con un gran éxito de crítica y ventas. En junio de 2012 apareció la segunda novela de esta serie policíaca ambientada en Barcelona: "Los buenos suicidas"


Inauguramos con Toni Hill  una  nueva sección en el blog: unas entrevistas rápidas a escritores, pero centradas en sus preferencias y opiniones sobre la lectura. Porque creemos que no hay un buen escritor que no sea a la vez un buen lector, nos parece interesante el saber qué les gusta, y que compartan con nosotros sus preferencias e ideas sobre el tema. Toni, que en este momento es uno de los mejores escritores de Novela Negra por estos pagos, une a su calidad literaria la cualidad de salirse de los tópicos y las fórmulas manidas del género en el escenario de una Barcelona real. 

¿Existen fronteras entre literatura de género y "Literatura"? 
La verdad es que no estoy nada seguro de esta respuesta. En principio podría decirse que no, que la frontera se encuentra entre calidad y mediocridad, lo cual es absolutamente cierto y a la vez no aporta nada nuevo al debate. Como lector, yo aprecio mucho a la gente que me cuenta algo y lo hace bien. Me da un poco igual si ese algo es una investigación, una aventura en un mundo paralelo o una historia sobre el poder de la memoria. Escogeré uno u otro en función de mi humor, pero espero que el libro me envuelva, me atrape en un mundo de ficción. Lo que sucede muchas veces es que los autores de género han leído principalmente obras de ese mismo talante, con lo cual el resultado cae a menudo en el cliché. Por otro lado, los autores de Literatura con mayúsculas hacen lo mismo, con mayor ambición formal (que no argumental) sin darse cuenta de que el "qué" vas a contar también importa. El señor Foster Wallace, por ejemplo, era un genio que poseía una visión muy particular del mundo que enlazaba con un estilo propio. Imitar sólo esto último desde la vacuidad de ideas es muy penoso. En resumen, supongo que vuelvo al principio: hay buenos libros y buenos autores/as en ambos mundos, pero estaría bien que los literarios se preocuparan por estructurar una trama coherente y atractiva (el lector no suele tener ganas de sufrir para avanzar en un libro), y que los de género prestaran un poco más de atención al estilo, que a veces es puramente funcional y consigue que el libro se te caiga de las manos.

¿Qué considera más importante, la experiencia vivida o la imaginación? 
Ambas, aunque en distinta medida. La imaginación es primordial para construir una trama, pero hay que conseguir asociar esas experiencias imaginadas a la experiencia vivida para dotar de verdadera emoción al texto y a los personajes.

¿A cuál de tus libros le tienes mas cariño y por qué? 
Les tengo cariño a todos, por distintos motivos. Al primero, por todo lo que supuso y porque sin él no habría existido la continuación de Salgado. Al segundo, porque es el que todo el mundo olvida, y al tercero porque me costó mucho y estoy relativamente satisfecho del resultado. Creo que cerrar una trilogía bien era un reto mucho más complicado que escribir una novela y que lo hice de manera digna, tal y como se merecían la trama y los personajes.

¿Sufre más escribiendo o leyendo? 
Escribiendo, sin duda. Si sufres leyendo un libro, déjalo y ve a por otro

¿El primer libro que recuerdas de tu infancia? 
 Recuerdo sobre todo esas novelas clásicas en formato tebeo, las Grandes Aventuras Juveniles o algo así. Ahí leí "Las aventuras de Tom Sawyer" por primera vez, por ejemplo. Eran fantásticos para los primeros años, porque te ponían en contacto con un mundo literario rico pero adaptado a tu edad. Y luego estaba Enid Blython y sus niños ingleses, claro. 

¿Qué libros contemporáneo y clásico recomiendas sin reservas? 
Muchos, es imposible recomendar sólo un clásico. Siempre he tenido debilidad por "Anna Karenina" y por los autores rusos en general. Contemporáneo es más difícil. Me gustó mucho "Las correcciones" cuando la leí, pero no la recomendaría "sin reservas".

¿El libro que tienes ahora mismo en tu mesilla?
Varios. El que tengo más a mano es "El final de la historia", de Lydia Davies.
Lee más