sábado, 20 de marzo de 2010

Sobre libros y literatura.



Pocos personajes  con proyección pública han provocado a su muerte una reacción de cariño tan grande como  Miguel Delibes. Y  como es natural también algún personaje ha querido destacar haciendo un panegírico  con tintes de menosprecio en tono  de moderno intelectual  que  mira a sus maestros por encima del hombro. No voy a citar al autor, contra el que todo Valladolid está levantado porque oso además comparar las luminosas y abiertas ciudades mediterráneas con  las grises, lluviosas y  estrechas callejas de la ciudad castellana.
Este  escritor, que tiene en su haber algún que otro premio literario, columnista de un diario también de provincias, y  brillante analista de actualidad por lo que parece ser,  tiene  las ideas tan claras que defiende lo antiguo y pasado de la obra de Delibes,   porque según él su literatura no interesa a nadie por tanto nadie le lee y sus historias llenas de torres con nidos de cigüeñas, campesinos que lían tabaco,  beatas que espían detrás de las ventanas, están pasadas de moda.  No sé en qué criterios se ha apoyado para hacer tal afirmación,  tampoco entiendo eso de pasado de moda. Porque puestos a   pensar en tiempos caducos, pasados de moda están también Cervantes,  Galdos o Lorca. Al menos los universos cotidianos que trasladaron a sus obras nada tienen que ver con nuestra sociedad. ¿Y qué decir de las novelas de ambientación histórica que  hablan de  costumbres enterradas hace tiempo?,   o las que evocan las niñeces de sus  creadores.
Me pregunto entonces ¿qué es lo que debe recoger  la literatura,   la buena literatura para estar siempre vigente,  para ser inmortal? Creo que fue algo egoísta al no querer compartir su sabiduría, con la plebe.
Entiendo que ese tipo de novela experimental,  juegos a veces,  que exigen una gran dosis de complicidad entre el escritor y el lector,  que deleitan al os eruditos, pueda en un momento dado pasar de moda o quedarse en los rincones que frecuentan los estudiosos o lectores experimentados. No entiendo que una historia  bien contada, con un argumento y unos personajes, que al margen de épocas distantes,  estén sólidamente trabados, y escritas  con un lenguaje claro, nítido,  hermoso y abierto, pese a hablar de solteronas, curas y campesinos con boinas,  puedan llenarse de polvo en los anaqueles de las bibliotecas de la historia.
Es por eso, que  la revista del foro esta preparando  un homenaje  a ese Don Miguel que está por encima de las modas y de las mezquindades de escritores que para construir su fama tiene que derribar leyendas.

2 comentarios:

Persefone dijo...

HOLA QUIERO REGISTRRME EN EL FORO PERO NO ME DEJA! NO SE QUE PALABRA HAY QUE METER CLAVE! A MI NO ME SALE NADA NI ARRIBA NI ABAJO!
UNA AYUDITA PLEASE!?

Julia dijo...

TE he mandado un email para ayudarte.