martes, 28 de septiembre de 2010

¡¡¡Mi nuevo juguete!!!

¡Por fin! ¡Ya está aquí! ya tengo en mis manos mi primer lector de libros electrónicos, un precioso Kindle de tercera generación.

Y digo por fin porque... aunque tardas un año en decidirte, luego no puedes esperar ni un día en tenerlo en casa. Eso sí, hay que reconocerle al señor Amazon que se lo curra, y desde su Web puedes ver dónde está el pequeñín en todo momento... sale de USA, llega a Colonia (ya viene, ya viene), pasa por Madrid (¡Dios! que llegue ya que me quedo sin uñas...), Zaragoza, Bilbao (¿acaso está haciendo turismo?)... y finalmente llega a casa.

En casa me siento en el sofá, en silencio... bueno, primero mando a mujer y niños al parque... y como decía, me siento, en silencio, abro la caja y... ¡¡qué bonito!! Pasado el shock inicial, y casi babeando, corro "al despacho", lo saco de la caja y me dispongo a quitar un papel que está encima de la pantalla y que indica con un dibujo cómo realizar la primera carga… eh… esto no sale… ¡pero si no es un papel! ¡Es la pantalla del Kindle! me quedo alucinado, con los ojos como platos y la boca abierta... esto prueba que el lector es bueno, muy bueno. Lo conecto al puerto USB, dejo que se cargue y paso mi primer e-book, uno, para probar. Enciendo el lector y busco el libro, lo abro y… si la primera impresión había sido buena (con el supuesto papel que tapaba la pantalla), la segunda aún es mejor.

La pantalla es de seis pulgadas, que viene a ser como un libro de bolsillo, pero la calidad de la imagen es bestial. Las letras están perfectamente definidas, por comentarios de gente que tiene éste y otros lectores, el nuevo Kindle es especialmente bueno en este apartado, ya me gustaría que algunos libros que tengo tuvieran esa nitidez. Pero además, con un botón puedo elegir entre unos ocho tamaños de letra, tres entrelineados y tres tamaños de márgenes, vamos, que es imposible no encontrar una configuración ideal. Y las ventajas no acaban ahí, no pesa nada (aún recuerdo la pasta que me ahorre este verano en gimnasio leyendo Un mundo sin fin, además es ideal para los que leen fuera de casa); puedes almacenar cienes y cienes de libros (ideal para las vacaciones); la tinta electrónica no cansa la vista… además mi Kindle viene con diccionario de inglés (creo que hay de otros idiomas), marcas la palabra que no conoces en el texto y te sale la definición sin tener que andar buscando en diccionarios; también es capaz de leer libros en inglés (curioso, y divertido si le pides que te lea uno en castellano); tiene wi-fi para comprar libros sin necesidad de ordenador, suscribirte a un periódico (están prácticamente todos los españoles en Amazon) y que se descargue cada mañana a tu pequeñín o navegar por Internet. Y para acabar, viene con unos salvapantallas con grabados de imágenes de autores clásicos que quitan el hipo… preciosos, lo digo porque ayer estuve apagando y encendiendo el Kindle durante varios minutos para ver las diferentes imágenes que tiene.

Sólo llevo un día con él, y apenas habré leído unas páginas… pero ya me considero un incondicional de los lectores electrónicos en general y del Kindle en especial. Voy a tener que enseñárselo a mi bibliotecaria, que el otro día me comentaba que ella prefería el libro de papel, la sensación de cogerlo, olerlo (¿?), pasar las páginas… reconozco que los libros tienen su encanto pero… tengo claro que no ha probado con un libro electrónico (aquí pondría el emoticono del diablillo). Y que conste que no voy a dejar de comprar libros de papel, que también me encantan.

Y ahora, si me permitís, voy a disfrutar de uno de los mayores placeres de la vida, leer… así que me pongo cómodo, enciendo mi lector y me dejo transportar a la Europa de la 2ª Guerra Mundial de la mano del maestro Zweig...
Fdo :  Kobayashi

13 comentarios:

Lágrima dijo...

wooow! yo quiero uno!

Anónimo dijo...

Bienvenido al club, Koba.
Vitracoria

Anónimo dijo...

yo ya no podria pasar sin mi papyre!:)

Auri

Nieves dijo...

Realmente disfruto leyendo tu entusiasmo Koba. Bienvenido a este mundo de los lectores electrónicos, deseo que te den años y años de buenas lecturas.
El Kindle 3 puede haber hecho mucho bien a este mundo, no sólo por la reducción en el precio (esperemos que el resto de las marcas recojan este guante)sino por la gran calidad de la lectura.
Ahora sólo queda que las editoriales españolas se pongan las pilas, y nos den ebooks de calidad a precios razonables, pues debería darle vergüenza que cualquier trabajo "pirata" esté mejor maquetado que los que ellos ofertan a un precio para reir por no llorar.

Anónimo dijo...

Qué chulo, enhorabuena!!!!
Seguro que ahora no puedes parar de usarlo y te preguntarás cómo has podido estar sin él tanto tiempo jajaja

Bss,
Muchitas

Ana de Cleves dijo...

Ayyy, me da envidia lo de los fondos de pantalla, en el papyre no hay!!!!!!

Andromeda dijo...

¡Enhorabuena, Koba! Tenía otra idea del Kindle, pero me has dejado sorprendida. ¡Quiero uno!!

Priscila dijo...

Me ha chiflado la entrada del kindle, que emocionante abrir la caja. yo recuerdo que daba saltos y todavia no la habia abierto jajaja.

Me encanta el lector, es super intuitivo y es que te invita a leer. Ahora comprendo como hay gente que lee los libros de 2 en 2....

Sue_Storm dijo...

¡¡Yo también quiero uno como el tuyo, Koba!!

Anónimo dijo...

Siempre he dicho que donde esté el papel... que un libro no sólo se lee... que jamás me compraría un aparato de estos...pero después de leer esta experiencia sólo puedo decir: ¡Yo quiero uno!

Julia dijo...

Siempre he dicho que al final sera como la pintura y la fotografía o el cine y la televisión, una cosa no va a excluir nunca a la otra.

Ashling dijo...

Si, los libros tienen y siempre tendrán su encanto y nunca serán sustituibles, pero el invento del Reader, es un gran invento. Me ha gustado mucho tu artículo, Koba. ¡Un beso!

Anónimo dijo...

Voy camino de mi tercer lector de libros electrònicos, pero como un libro original no hay nada de nada.

Eso si, ocupan miles de libros unos centìmetros y no unas estanterìas como antaño...