martes, 22 de mayo de 2007

Hergé cumple cien años


Hergé cumple cien años, y Tintín es uno de esos personajes inmortales, Referencia adolescente, integro rodeado de los mejores secundarios del comic, ocupara un sitió especial en muestra memoria. Pocos héroes del comic han calado a nivel popular tan hondo, son junto con Asterix, Mafalda y Snoopy, parte de la educación sentimental de generaciones sucesivas. Y es que Titín es intemporal, siempre activo, siempre ágil de mente y dispuesto a la acción, siempre rodeado de sus amigos leales.
Ideologicamente el personaje de Hergé evoluciono desde que sus aventuras iniciaron su publicación en"Le petit vingtième"hasta su ultimo álbum publicado"Tintin et les Pícaros", Hergé experimentó un cambio ideológico de derecha a izquierda, para pasar luego a una postura de desencanto.
Tintín sigue vivo y hasta la productora del cineasta Steven Spielberg, esta preparando una película para el 2009.

4 comentarios:

Ulises dijo...

Lo de la evolución ideológica de Hergé es discutible. Puede que se moderara y diera entrada a una cierta corrección política (cuando este término ni siquiera se había acuñado), más por acomodo que por un tránsito ideológico. Su poso fue siempre profundamente conservador, en ningún momento dejó de serlo.

julia dijo...

Lo que tengo claro es que un tufillo anticomunista si destilaba.
Me gusta Tintín como icono, pero la verdad es que pocas veces por no decir nunca, me pongo a reflexionar mas allá de la historieta. Ví reseñas, y comentarios sobre el autor y el perosonaje, me pareció interesante incluir la reseña por aquello de hacer un hueco tambien el comic clásico en el blog, pero yo soy más de Asterix. De todas formas el contexto en el que surge el personaje me imagino que tampoco es valorable desde donde nos encontramos ahora.

Ulises dijo...

El conservadurismo de Hergé se deja sentir en su obra aquí y allá. El álbum en el país de los Soviets puede ser el caso más obvio, pero encontramos ejemplos (más sutiles) en obras muy posteriores. También es conocido su posicionamiento pro-nazi durante la ocupación o su bastante palpable misoginia...

Además, es sabido que muchos de sus álbumes (en el Congo, el Loto Azul...) fueron objeto de corrección posterior por el autor para depurar detalles racistas, imperialistas, antiecológicos... ¿Evolución o simple adaptación? Yo me temo que más bien lo segundo.

Entrevistas realizadas poco antes de su muerte lo muestran como un hombre no necesariamente racista o xenófobo, pero sí conservador. "Soy un hombre de orden", solía decir.

lmarcos dijo...

Ser conservador no es malo. Y ser racista o xenófobo no tiene nada que ver con la ideología (estoy pensando en los chinos y su desprecio por casi todo lo que no sea chino).

Lo que sí estoy de acuerdo con Julia es en que antes de singularizar sus pensamientos sería conveniente ver su entorno social y cuántos belgas no pensaban como él en aquella época. Igual resulta que Hergé, además de ser conservador, reflejaba en sus álbumes lo que se cocía en su país.